¿QUE ES LA ERE?

Standard

La Enseñanza Religiosa Escolar se sitúa en un ámbito creado primordialmente para la educación del ciudadano en cuanto tal, en estructuras de la sociedad para tal fin. En ellas, la Iglesia es llamada a prestar un servicio, como pueden ser llamadas otras confesiones religiosas. Si acepta, tiene que adaptar la enseñanza religiosa a los objetivos y métodos propios del quehacer escolar: encarnar su acción dentro de los condicionantes concretos históricos de la institución docente.
Cuando los padres piden que la educación de sus hijos no carezca de esta dimensión religiosa, lo que desean es que lo religioso se integre en la formación humana, que el sentido de la vida y visión del mundo que van a recibir en la escuela tengan perspectiva cristiana.
La E. R. E. tiene como objetivo estimular a que, desde un conocimiento de la fe cristiana, tenga lugar el diálogo interdisciplinar que debe establecerse entre el Evangelio y la cultura humana, en cuya asimilación crítica madura el alumno. La enseñanza religiosa pretende integrar esta dimensión en la formación de la personalidad, incorporar el saber de la fe en el conjunto de los demás saberes y la actitud cristiana en el interior de la actitud general que el alumno va adoptando ante la vida.

HISTORIA DE LA ERE

Standard

El nombre de iglesia católica (o catolicismo) se ha utilizado para referirse a la “Iglesia Universal” desde principios del siglo II, ya que consta la utilización del término por primera vez en las cartas de Ignacio de Antioquía, quien según Juan Crisóstomo, habría sido ordenado por el propio Pedro.[7] [8]
En varias situaciones durante los tres primeros siglos del cristianismo, el obispo de Roma, considerado el sucesor del apóstol Pedro, intervenía en las comunidades para ayudar a resolver conflictos, ejemplos fueron los papas Clemente I, Víctor I y Calixto I.[9] [10] En los primeros tres siglos de su historia, la Iglesia se organizaba en tres patriarcas, los obispos de Antioquía, con jurisdicción sobre Siria, y más tarde sobre Asia Menor y Grecia, Alejandría de la jurisdicción de Egipto, y Roma de la jurisdicción de Occidente.[11] Más tarde los obispos de Constantinopla y Jerusalén se añadieron los patriarcas, por razones administrativas.[11] El Primer Concilio de Nicea en el año 325, consideró al obispo de Roma como el “primus” (primero) entre los patriarcas, estableciéndolo así en sus cuartos, quintos y sextos cánones, “siguiendo la tradición antigua”,[12] aunque muchos interpretan que este título como el “primus inter pares” (primero entre iguales). Se consideró también que el patriarca de Roma poseía una autoridad especial debido a su relación con san Pedro, que había muerto y sido sepultado en esta ciudad.
ida: La Iglesia anuncia en el mundo de la cultura el mensaje de salvación de Jesucristo, que da sentido a nuestra vida y nos muestra el camino de la verdad y del bien.
– La formación: La E.R.E. proporciona respuestas a las grandes preguntas que todos nos hacemos en nuestro interior: quién soy yo, para qué he nacido, cual será mi fin, cómo ser coherente.
– El desarrollo personal: Esta enseñanza estimula la capacidad moral y espiritual de la persona, crea una auténtica cultura del amor, de la verdad, del bien, de la libertad y del progreso.
– La cultura: La enseñanza religiosa, en diálogo con la cultura, es una oferta escolar necesaria para que los alumnos y alumnas conozcan las raíces cristianas de la civilización occidental y, en concreto, de la cultura española.
– Los valores: El evangelio es fuente de luz y discernimiento. Con la persona de Jesucristo el alumno puede conocer y vivir los valores que forman parte del proyecto de Dios para la humanidad: la dignidad, el amor, la paz, la solidaridad, la justicia, la libertad…
El anuncio de Jesucristo hace posible la plenitud y la orientación de la vida, respondiendo a una de las necesidades más profundas del ser humano, “la nostalgia de infinito”, que le lleva a buscar a Dios.

Los estándares para aprendizajes básicos del área de educación religiosa desde preescolar hasta once para toda Colombia son:

Standard

Preescolar: Experiencia significativa: el amor
Primero: Experiencia significativa: la vida
Segundo: Experiencia significativa: la amistad
Tercero: Experiencia significativa: la celebración
Cuarto: Experiencia significativa: la vocación
Quinto: Experiencia significativa: el testimonio
Sexto: Experiencia significativa: la persona
Séptimo: Experiencia significativa: la familia
Octavo: Experiencia significativa: la comunidad
Noveno: Experiencia significativa: el compromiso
Decimo: Experiencia significativa: proyecto de vida
Once: Experiencia significativa: constructores de nueva sociedad
La educación religiosa debe subrayar los deberes y derechos que debemos tener para con el prójimo y debe fomentar actividades en las cuales se recalque este hecho fundamental de la Biblia .Debemos tener en cuenta de hacer una reflexión en torno a lo que dice a la Constitución sobre la Educación Religiosa en su Articulo 19 “se garantiza la libertad de cultos. Toda persona tiene derecho a profesar libremente su religión y a difundirla en forma individual o colectiva.
Todas las confesiones religiosas e iglesias, son igualmente libres ante la ley y en el artículo 18 que dice se garantiza la libertad de conciencia. Nadie será molestado por razón de sus convicciones o creencias ni compelido a rebelarlas, ni obligado a actuar contra su conciencia. Según el decreto 4500 del 19 de diciembre de 2006 en su articulo 2 dice que la educación religiosa es un área obligatoria y fundamental. En su artículo 3 dice que se debe fundamentar en una concepción integral de la persona, sin desconocer su dimensión trascendente y tantos los aspectos académicos y formativos

MODELOS DE EDUCACIÓN RELIGIOSA ESCOLAR, SEGÚN EL OBJETO DE ESTUDIO Y LOS OBJETIVOS QUE SE BUSCAN

Standard

Atendiendo a los contenidos que se adopten, es posible distinguir los siguientes tipos de Educación Religiosa:
Educación religiosa como Cultura Religiosa: En este enfoque se considera que el objeto de estudio de esta educación es “lo religioso”, tomado en sentido genérico, como parte de la cultura y como estudio comparado de las religiones. Sus fines y objetivos no son vinculados a los de la educación en un credo religioso particular, es decir, son no-confesionales; solamente se busca desarrollar en el educando un conocimiento de las manifestaciones religiosas y un sentido de respeto y tolerancia hacia las mismas.
Educación Religiosa como Educación en Valores: En este enfoque se considera que el objeto de estudio de ésta área son los valores y las normas de convivencia. El objetivo que se busca es el desarrollo en los estudiantes de la sensibilidad hacia el respeto mutuo y la ética ciudadana. Este modelo asume en la práctica el mismo objeto del área de Educación Ética y en Valores Humanos e implícitamente considera que lo religioso se refiere a los valores éticos, sin considerar en su objeto de estudio los aspectos específicos que forman parte de la tradición religiosa.
Educación Religiosa como conocimiento de la propia religión: En este enfoque el objeto de estudio es el conjunto de elementos de un credo religioso particular, y el objetivo que se busca es facilitar a los padres de familia el que sus hijos reciban la Educación Religiosa y moral que corresponda a sus convicciones y creencias. De esta manera se busca ayudar al niño a tomar conciencia de su identidad religiosa y al mismo tiempo a conocer y respetar otras identidades, de modo que aprendiendo a conocer su credo religioso aprenda también a conocer otros credos.
En la Institución Educativa Federico Ángel; actualmente tenemos muchas ayudas espirituales desde el obispo: Monseñor José Soleiber Arbeláez, quien al cumplir la diócesis sus 20 años, en el 2008 ha sido reconocido por su entrega y enseñanza a toda la comunidad caldeña, se preocupa por realizar visitas pastorales a las diferentes instituciones educativas donde en forma incansable ofrece conferencias a todos los alumnos por niveles, dejando huellas en todos los corazones con su ejemplo maravilloso de vida quien siempre le dice a la juventud en todo milagro debemos dar las gracias, primero a Dios quien en su infinita misericordia, nos da cada día más y más sin merecerlo. Además la Institución Educativa Federico Ángel, tiene el gran privilegio con los sacerdotes de la iglesia la trasfiguración, todos los primeros viernes de cada mes participar en la celebración de la eucaristía con nuestro capellán; quien realiza la eucaristía con un gran amor por la juventud, trata siempre de llegarles a sus corazones y los lleva al cambio de actitud para que siempre mejoremos las relaciones con los demás y dice como lo predicaba Jesús “amaos los unos a los otros como yo los he amado”. También estamos muy agradecidos con el párroco de la iglesia la Transfiguración .
El presidente de la comisión Episcopal para la evangelización de la cultura y la educación nos invita a los educadores de toda Colombia, de la educación religiosa para que le manifestemos todas las inquietudes (e-mail: ceceduca@cable.net.co), porque de un buen trabajo en equipo surgen inquietudes, soluciones e investigaciones y estudio, ya que la educación religiosa como cualquier área fundamental nos lleva a grandes consultas y aprendizajes. Ejemplo: la fuente inagotable para todas las religiones LA SAGRADA BIBLIA

LAS CUATRO PERSPECTIVAS DE LA ERE

Standard

PECULIARIDAD DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA CATOLICA

Es, con toda legitimidad, una disciplina específica y rigurosamente escolar, ordinaria para quienes la soliciten, equiparable al resto de las disciplinas en el rigor científico, en el planteamiento de sus objetivos y contenidos, y en su significación educativa, va dentro de su currículo que tiende al pleno desarrollo de la persona.

Al tratarse de la Religión Católica, esta enseñanza consiste en “una presentación del mensaje y el acontecimiento cristiano que haga posible la síntesis entre la fe y la cultura, a fin de procurar al alumno una visión cristiana del hombre, de la historia y del mundo, y abrirle desde ella a los problemas del sentido último de la vida” (Orientaciones Pastorales sobre la Enseñanza Religiosa Escolar, n. 91).

a) Dimensión cultural e histórica de la Religión

En la sociedad contemporánea se considera la religión como un hecho integrante del entramado colectivo humano, un ineludible hecho cultural. Por haber estado desde; siempre en el centro de la consideración personal y social de los pueblos, todo el patrimonio cultural, histórico y antropológico axiológico que gran parte de las sociedades reciben del pasado está vertebrado por contenidos de signo religioso. Se refleja explícitamente en el mundo de la creación artística, en los sistemas de significación moral y en a la creación popular (folklore, fiestas y calendario, mitos y rituales, universo simbólico, etc.) Ignorar los contenidos de la religión es carecer de claves para interpretar las civilizaciones. No es presuntuosa la afirmación de que la totalidad de las sociedades ha integrado esa presencia de lo religioso en sus manifestaciones culturales. En una época en que los intercambios culturales constituyen un hecho habitual más allá de las fronteras políticas, lingüísticas o económicas, el conocimiento de los contenidos religiosos que, de modo tan decisivo, han formado la idiosincrasia de los pueblos es un factor importante para la aproximación entre las culturas y entre los hombres de distintas civilizaciones.

Imprescindible para comprender la cultura europea y otras culturas

Tanto para comprender la cultura europea occidental como las otras culturas y situarse lúcidamente ahí, no se puede prescindir del conocimiento del hecho religioso que, en sus diferentes y principales manifestaciones, ha estado y está implicado en las distintas culturas y en la entera historia humana.

La cultura y la historia occidental europea y nuestra propia historia y cultura española el hombre y la sociedad de nuestra área socio cultural, así como las distintas manifestaciones culturales están sustentadas y conformadas profundamente por creencias, costumbres, ritos, fiestas, valores y modos de vida impregnados de cristianismo. Es imposible interpretarla en profundidad sin tener en cuenta ese punto de referencia. No podemos tener un conocimiento serio de lo que es el hombre, la sociedad y la cultura de nuestro pueblo y de los otros pueblos , si prescindimos del estudio de la religión, en nuestro caso del cristianismo, como parte integrante de este hombre, de esta sociedad y de esta cultura. Es preciso transmitir a los alumnos el patrimonio cultural, religioso y cristiano ofreciéndoles el suelo nutricio de su cultura. Y se ha de ofrecer, al menos a los creyentes, en toda su verdad y realidad, es decir, mediante una presentación objetiva y creyente del mismo.

La enseñanza religiosa escolar, para aquellos alumnos que libremente la pidan, ha de ofrecerles los aspectos fenomenológicos, históricos, sociológicos y teológicos de la religión, así como la incidencia que el hecho religioso y cristiano sus contenidos doctrinales y sus formas históricas ha producido en la cultura del propio pueblo y en la de aquéllos de una misma área cultural. La cultura se enseña y se aprende. La religión fenómeno cultural y social se aprende y se enseña en los procesos de transmisión de la cultura.

b) Dimensión humanizadora de la Religión

La maduración de la personalidad humana surge dentro de una determinada tradición cultural y en ella se sustenta y crece. Por otra parte, esta maduración que persigue la escuela se lleva a cabo en un mundo cada vez más complejo de relaciones internacionales, de comunicación entre los pueblos, de respeto, comprensión y diálogo entre las culturas.

“El pleno desarrollo de la personalidad humana , objeto de la educación (cfr. Constitución Española, art. 27,2), implica enraizar los objetivos del sistema educativo en un núcleo referencia¡ de ideas, de valores y creencias que permitan al ciudadano dar respuesta a sus interrogantes más radicales, con todas las implicaciones éticas. Para un sistema educativo que se comprende como factor de liberación y humanización (como contribución esencial a la comprensión objetiva del mundo y como apertura universal y realista a los problemas de la humanidad) es una exigencia básica fundamentar y potenciar la acción educadora de la escuela en el sentido último de la vida. Corresponde a cada ciudadano determinar en qué núcleo referencial quiere ser educado.

Una escuela con la misión de formar hombres conscientes, críticos, libres y creadores se muestra eficaz en el proceso de maduración integral de¡ alumno cuando transmite los valores y creaciones culturales con posibilidades para asimilarlas, rechazarlas o modificarlas en orden a un proyecto de la propia persona humana. De esa manera, la escuela compromete, de suyo, al educando en una cierta apertura hacia el fundamento y sentido último de su vida y, al mismo tiempo, no descuida el preguntarse por el sentido de la cultura y de la ciencia para la persona humana. Suscitar y aclarar, según la capacidad de los alumnos, los “por qué y “para qué de las opciones libres de la persona, sus preguntas básicas en torno a sí mismos, a su vida en la comunidad, al sentido último de la historia y de¡ mundo, a las limitaciones y fracasos y a la muerte, es función de una escuela que sirve a la sociedad en que está y para la que está. Es finalidad fundamental del quehacer escolar que los alumnos logren su identidad personal, imposible sin una conveniente orientación hacia un significado último y global de su existencia humana.

Es factor importante de identidad personal para la mayoría

No es posible olvidar que una gran parte de los alumnos que asisten a las aulas pertenecen a la comunidad católica, han crecido y continuarán su desarrollo en un marco familiar en el que lo religioso y,, más en concreto, la religión católica constituye un factor importante de identidad. En su calidad de ciudadanos, estos alumnos están llamados a asumir la cultura vigente en la sociedad actual desde la específica visión del mundo que la fe cristiana les proporciona. Y también como creyentes tienen el derecho a recibir en la escuela, de un modo estructurado, el contenido del mensaje cristiano para conocerlo de forma orgánica o sintética que resulte complementaria de otras dimensiones de conocimiento y de vivencia que deben cultivarse preferentemente en la parroquia o comunidad, en la familia… Esta formación que el alumno recibe en la escuela le ayuda a situarse críticamente, con una mejor preparación intelectual, ante la propia cultura y sociedad de las que forma parte.

c) Dimensión ético moral de la Religión

La enseñanza de la Religión sitúa al alumno ante la posibilidad de elaborar y fundamentar una cosmovisión y un sentido de la vida propios y de aceptar o rechazar con autonomía personal los sistemas de creencias, ideas y valores presentes en nuestra sociedad pluralista; establece una correlación entre el desarrollo espiritual, psicológico y cultural del alumno, en su propio contexto histórico y ambiental. Esta tarea se realiza desde la perspectiva católica, la cual une la tradición de siglos dedicada a la investigación científico teológica con la colaboración de los propios esquemas de significación y la aceptación razonada de todos aquellos hombres que desean fundamentar su propia cosmovisión.

Esto supone no sólo proporcionar conocimientos y adquirir destrezas sino ofrecer y asumir unos valores, al mismo tiempo que una determinada manera de ver la vida, en cuyo fondo hay siempre una referencia a una escala de valores, un concepto de hombre, un núcleo referencia de ideas y creencias que no se pueden imponer. Para desempeñar esta imprescindible función escolar, a la que colaboran las diversas áreas, la Religión comporta ese núcleo referencial, querido y vivido por muchos ciudadanos, y ejerce de por sí una verdadera instancia crítica de la sociedad. La religión, el mensaje y acontecimiento cristiano, hace surgir en el hombre el sentido de la dignidad absoluta de sí mismo y del prójimo, descubre lenguajes olvidados, le abre un horizonte de sentido que le confiere una irreducible condición personal, y le libera de toda dominación e injusticia encaminándole por sendas de libertad para sí y para los demás.

Para insertarse en una sociedad libre y colaborar en su progresiva construcción, el hombre necesita, además, vivenciar su libertad también la libertad religiosa en todos los ámbitos donde se desarrolla su educación. La enseñanza religiosa escolar se relaciona estrechamente con esa libertad.

La respuesta al sentido último de la vida con sus implicaciones éticas, con una determinada axiología, es lo más característico de la enseñanza religiosa escolar. La religión ofrece “un universo de significación global . El inmenso campo de la realidad analizada y fragmentada en la escuela por la multitud de los saberes y disciplinas científicas es reordenada en la misma escuela en la simplicidad inabarcable de los últimos “por qué . Más allá de la filosofía, en la que esas preguntas encuentran la respuesta limitada de la razón humana, la religión se abre al misterio, a la vez oscuro e iluminador, para aportar respuestas no cerradas a los interrogantes más profundos de la persona. Y ello contribuye, desde la clave religiosa, tanto a potenciar y completar la acción educativa de la escuela como a aportar solidez a la propia identidad humana.

d) Dimensión teológica y científica de la Religión

La enseñanza de la religión se atiene, en cuanto a su estructura epistemológica o disciplinar, al carácter científico con que en la cultura universitaria europea se abordan las ciencias de la religión y la teología. Son saberes con una fundamentación y una metodología científicas propias, implantados con rigor y tradición en todos los Estados de nuestro ámbito cultural.

“La fe es un saber razonable, un saber que se traduce en expresiones objetivas de valor universal. La fe cristiana no es simplemente un grito del alma; es también una convicción. En la conciencia creyente se expresa como una certeza fundada. No surge como fruto del raciocinio, pero no es tampoco el resultado de un impulso irracional. Es un saber razonable, incluso cuando la fe transciende lo puramente conceptual, no se opone a las leyes del pensamiento” (Orientaciones Pastorales sobre la Enseñanza Religiosa Escolar, n. 37). La religión tiene unos contenidos propios y una racionalidad que por sí mismos tienen capacidad para hacerse presentes y entrar en real y leal confrontación y diálogo con aquellos otros tipos de saberes y racionalidad con las ciencias- que operan en la escuela. A lo largo de la historia la Iglesia no ha rehuido la reflexión crítica. Ha buscado continuamente mostrar la coherencia de la fe cristiana, de sus exigencias éticas, de su praxis, con la realización de una vida plenamente humana. La confrontación creadora con las diversas filosofías (y con las ciencias) está en la mejor tradición de la Iglesia. Este diálogo ha dado origen al pensamiento teológico en sus diversas expresiones, con sus métodos específicos, con su estatuto epistemológico original” (Ibídem, n. 38).

e) Dimensión pedagógica de la Religión.
La enseñanza de la Religión y Moral Católica tiene una identidad propia y posee un conjunto de experiencias y conocimientos, que desarrollan las siguientes posibilidades educativas en todos los alumnos:
—Parte del entorno del mismo alumno para procurar un aprendizaje significativo atento a los propios centros de interés en estas edades;
—le da la capacidad para situarse en forma abierta, crítica y exenta de prejuicios ante la realidad y la experiencia religiosa como hecho significativo presente en el propio ambiente socio cultural y antropológico;
—ofrece el hecho religioso como una realidad integrada en el conjunto de experiencias de lo real;
—contribuye a una cultura religiosa suficiente, entre otras claves, para la comprensión de nuestra realidad social, cultural y humana;
—introduce, de forma sistemática, la reflexión sobre los sistemas axiológicos como realidades no autónomas, sino resultado de una construcción social e histórica, posibilitadora, desde sí misma, de la propia definición de creencias y actitudes morales.

ENFOQUES DE LA EDUCACIÓN RELIGIOSA

Standard

CONTENIDO

1. La mision de la escuela en el campo de la educacion religiosa
2. El marco de la educación religiosa
3. Cual tipo de educación religiosa
4. Cual tipo de estándares
5. Estructura de los estandares de educación religiosa
6. Los ejes de cada grado o experiencias significativas
7. Los enfoques
8. El objeto de estudio
9. Los aprendizajes que se deben alcanzar
9. Los estandares en educacion preescolar
10. Los estandares en basica primaria
11. Los estandares en basica secundaria
12. Los estandares en educacion media
13. Una pista sobre como trabajar en educación religiosa con base en los estandares
14. Algunos requisitos para los educadores
15. Las personas que participaron en la elaboracion de estos estandares
16. Las personas y entidades que enviaron observaciones